28 de Julio
Día Mundial contra
la Hepatitis

caminar

La hepatitis es una enfermedad causada por un virus que genera una inflamación en el hígado. De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), las hepatitis virales representan una elevada carga de enfermedad y mortalidad a nivel mundial. Se estima que el 57% de los casos de cirrosis hepática y el 78% de los casos de cáncer primario de hígado son debidos a infecciones por los virus de la hepatitis B o C.

¿Qué tipos de hepatitis existen y cuáles son sus características? De acuerdo a la OMS, las cinco cepas principales del virus de la hepatitis se diferencian en aspectos importantes, sobre todo en los modos de transmisión, la gravedad de la enfermedad, la distribución geográfica y los métodos de prevención.

Hepatitis A
Es transmitida por alimentos, agua contaminada, falta de higiene o el contacto directo con una persona infectada. Los síntomas se presentan entre las dos y las tres semanas posteriores a contraer la enfermedad. Se puede prevenir con una vacuna disponible a nivel internacional.

Hepatitis B
Es transmitida a través de la sangre, por vía sexual o durante el parto de madre a hijo. Los síntomas suelen aparecer entre una y dos semanas posteriores a contraer la enfermedad, aunque en algunos casos los pacientes son asintomáticos. Este tipo de hepatitis tiene una vacuna con eficacia superior al 95%, se administra a los recién nacidos, integrada con otras vacunas o de manera aislada. Tres dosis son suficientes y el período que las separa depende del programa de vacunación de cada país.

Hepatitis C
Se transmite por sangre, jeringas contaminadas o por vía sexual. Los síntomas aparecen entre las dos semanas y los dos meses posteriores de contraer la enfermedad, aunque el 80% de los casos son asintomáticos. La hepatitis C es la única infección viral que tiene cura: Se trata con un antiviral y se erradica el virus. Este no vuelve a menos que el paciente se reinfecte. Ese tratamiento se puede hacer con pastillas, por dos o tres meses de tratamiento.

Hepatitis D
Se transmite por sangre o vía sexual y se contrae solo si el paciente previamente se ha contagiado de hepatitis B. Se puede prevenir con la vacuna para esta enfermedad.

Hepatitis E
Es aquella que se contagia por medio de los alimentos, del agua contaminada y por falta de higiene. Se puede advertir su presencia entre las dos y las diez semanas posteriores de contraer la enfermedad. En este caso, a diferencia de la hepatitis A o B, no existe vacuna, se trata de una infección aguda autolimitada.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis?
Fiebre
Náuseas
Vómitos
Dolor abdominal
Erupciones cutáneas
Pérdida de apetito
Ictericia (color amarillento de la piel)


La OPS advierte que a veces la enfermedad no presenta síntomas hasta varios años posteriores a la infección, pero para entonces el hígado puede estar severamente dañado. Resaltamos la importancia de la vacunación y del acceso a la información para poder evitar el contagio y posibilitar el acceso a un tratamiento efectivo.
¡La prevención es posible!